Sobre respuestas y estímulos

A veces esperamos cosas de los demás, que se preocupen, que les importe, que les produzca algo; sólo para encontrarnos con que no, y es que hay veces que por mucho que queramos, aquellos que nos rodean no actúan como esperaríamos que lo hicieran y la verdad es que no tienen porqué.

Esto suena como algo bastante aleatorio, como unos de esos comentarios que se nos salen cuando tenemos la mente excesivamente despejada, y por ahí van los tiros pero les juro que no es tan verborrea. La versión corta del cuento que me trae hoy a mi blog es que tengo el defecto de dedicarle mucho de mí (no en cuestiones de tiempo sino de emocionalidad) a personas que sé que no tienen la disposición o posibilidad de responder a mis acciones de manera alguna; y no puedo evitar que cuando esto pasa sienta un hueco en es estómago, al ver como la ansiedad y los sentimientos negativos se apoderan de mí.

Así que mi lección para mí misma es: Karla, las personas son lo que son, sienten lo que sienten y actúan de la manera que lo hace. No es tu responsabilidad cambiar eso, y si no estás satisfecha con sus respuestas, quizás deberías considerar alejarte. Someterte al dolor de sentir variantes de rechazo, sólo por tu imposibilidad de dejar ir a las personas que quieres es masoquismo puro, y si te soy completamente sincera no sé cuánto tiempo más aguantarás si continúas.

XOXO
Karla

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s